• Transparencia: Valor que involucra la honestidad, es decir, no ocultar nada, mostrarse como se es realmente, haciendo uso de las buenas costumbres. Ser transparente exige coraje para decir siempre la verdad y obrar en forma recta y clara. Cuando se está entre personas transparentes, cual-quier proyecto humano se puede realizar y la con-fianza colectiva se transforma en una fuerza de gran valor.

  • Liderazgo: Fuerza interior que nos permite orientar correctamente, teniendo como base el respeto, la convivencia sana y pacífica, la perseverancia y la verdad entre otras, para llevar a buen término las acciones que emprendemos.

  • Responsabilidad: Conciencia acerca de las consecuencias que tiene todo lo que hacemos o dejamos de hacer sobre nosotros mismos o sobre los demás. Es también, la capacidad para reconocer y aceptar las consecuencias de un hecho realizado libremente.

  • Convivencia Fraterna: Sana convivencia entre los seres humanos. Para hacerla posible es necesario ser justos, que exista el diálogo, el amor, la humildad, la alegría y la concertación, en donde todos tengan las mismas oportunidades de desarrollarse como personas y les sean respetados sus derechos fundamentales.

  • Solidaridad: Base de la existencia humana por el cual cada persona, desarrolla sus capacidades y goza de sus derechos, colaborando con los demás; es decir,  sentir como propias las necesidades de los demás.